/* */

Sterapia Terapia

Terapia para salir de casa


Que nuestro hogar es el rincón más especial del mundo, y que no hay ningún otro lugar donde nos sintamos mejor, es una realidad tan cierta como deseable. Si todo ha trascurrido con normalidad, montamos nuestras casas dando contenido a nuestras ilusiones, y con la gratificante sensación del esfuerzo recompensado. ¿Este confesado confort quiere decir que tenemos un problema, que nos hace falta acudir a una terapia para salir de casa?


Aunque en el equipo de Sterapia todos somos fervientes defensores del humor, incluso de su valor terapéutico, no nos gustaría que un asunto tan delicado como este se mueva en los márgenes de lo anecdótico. Porque lo cierto es que hay personas que sí necesitan una terapia para salir de casa. Se trata básicamente de quienes sufren de agorafobia, un complejo trastorno que realmente condiciona la vida de quien lo padece. Una vez más, te proponemos que lo compartas con nosotros. ¡Juntos vamos a encontrar tu salida hacia tu merecida felicidad!

Agorafobia con ataques de pánico


La idea más generalizada, y que han contribuido a asentar series o películas tan famosas como Copycat, que abordan el tema de la agorafobia, es que este trastorno siempre se presenta asociado a ataques de pánico. Si queremos ser justos, es cierto que es una combinación muy frecuente.


Y, además, que es la fórmula más paralizante. Sientes que realmente tu vida corre peligro por los síntomas que conllevan esos ataques: taquicardia, mareos, una potente opresión en el pecho, falta de oxígeno. En la terapia para salir de casa deberemos tener en cuenta este detalle, para proponerte herramientas con las que controles ese pánico antes de que desemboque en una crisis. Es algo así como una terapia para salir de casa dentro de otra, como si se tratase de una matrioska: primero hay abrir la muñeca para, después poder sacar la que hay dentro.

Rompiendo el círculo vicioso que te impide salir de casa


El miedo a salir de casa no surge de repente un día, y con toda su intensidad. Es un problema que se va asentando y retroalimentando con el paso del tiempo. Por eso es tan importante que te apuntes a la terapia para salir de casa en cuanto saltan las primeras alertas. ¡Cuanto más esperes, más se va agrandando el abismo!


Seguro que te vas a sentir identificado con este esquema del proceso que conduce a la agorafobia. La primera vez que te sentiste ridículo porque nadie prestaba atención a tus comentarios en esa cena de compañeros de trabajo, volviste pensando durante el camino que algo había ido iba mal, con emociones muy negativas. Llegas a casa y te sientes relajado y seguro. La asociación que se queda fijada en tu cerebro es: “fuera hay peligro, y en casa me siento bien”.


En sucesivas salidas, da igual lo que vayas a hacer, tu mente ya está sobre alerta, porque ha asociado salida y peligro, recuerda. Por lo tanto, tu malestar y angustia aparecen ya sin motivo alguno, solo porque no estás en la seguridad de tu casa Este es el círculo vicioso que queremos que rompas con nuestra terapia para salir de casa. ¡Y cuanto antes, menos obstáculos tendrás que superar!

Una terapia para salir de casa escrita sobre tus metas


El tratamiento de tu agorafobia está en tus manos, mucho más cerca de lo que imaginas. En Sterapia te vamos a proponer una terapia para salir de casa en la que tus ilusiones van a ser la llave que abre la puerta hacia tu libertad. Y es algo tan sencillo, que no vas a poder negarte a intentarlo.


Antes de intentar una terapia basada en la exposición progresiva a tus miedos, ¿por qué no coges lápiz y papel? La idea es que dejes por escrito una lista de todas las cosas que quieres hacer, las que te motivan para poner punto final a tu problema de agorafobia. Lo único que te pedimos es que seas concreto. “Quiero ir al cine”, “Pasar una tarde de compras en un centro comercial” o “coger el coche para ir a trabajar”. Mejor si las ordenas por la dificultad que implican, y por las ganas que tienes de hacerlas.


Al final, lo que vamos a trabajar contigo son tus conductas, mostrándote cómo puedes modificar aquellas que te están inhabilitando. Con esta lista de deseos, tú mismo comprobarás cómo la terapia para salir de casa te ha ido ayudando a superar situaciones que creías lejos de tu alcance. ¡Nada más estimulante para seguir avanzando que ir confirmando paso a paso cada uno de tus logros!

Terapia para la salir de casa - Sterapia, terapia online

El síndrome de la cabaña y los niños


Sí, por desgracia, los niños no están tampoco exentos de ser potenciales demandantes de una terapia para salir de casa. En los menores es más habitual que se produzca no tanto por una experiencia negativa que han vivido fuera, como por experimentar demasiada seguridad relacionándola exclusivamente con quedarse en casa. ¡Están tan protegidos en casa, que no tienen ningún interés o curiosidad por salir!


Especialmente cuando los pequeños han tenido que quedarse una larga temporada en casa por una enfermedad. Aquí es bastante frecuente recurrir a la terapia para salir de casa cuando van a normalizar su vida. Pero también se da cuando los hemos criado los primeros años de su vida pegados a nosotros, cubriendo todas sus necesidades emocionales, de alguna forma su iniciativa por sociabilizar y conocer mundo está amputada. Su miedo natural frente a lo desconocido está amplificado en esta ocasión.


Esta forma específica se conoce entre los psicólogos con la expresión “Síndrome de la cabaña”. No solo afecta al colectivo de la infancia, también la pueden padecer adultos que han pasado un tiempo prolongado encerrados en casa por algún motivo involuntario. En ambos casos, la terapia para salir de casa que lleva asociada tiene algunas peculiaridades. Sobre todo, es esencial que extremes tu paciencia y tu capacidad de comprensión. Contigo mismo y más aún con los más pequeños. ¡No corras para no tener que dar pasos hacia atrás!