/* */

Sterapia Terapia

Terapia para personas altamente sensibles


Por fin has conseguido entender el porqué de esa tendencia a preocuparte por todo lo que sucede a tu alrededor, ese sufrimiento intenso que te acompaña desde que tienes uso de razón. ¡No, no eres un bicho raro, un caso que merece estudio científico! En la terapia para personas altamente sensibles lo primero que hacemos es ponerle nombre a lo que te pasa. Y este paso inicial es trascendental para que empieces a tomar el control de tus emociones. Porque desde Sterapia ya te adelantamos que no se trata de que dejes de sentir, solo tienes que aprender a canalizar tu enriquecedor caudal de sentimientos.


Pero hay mucho más que podemos conseguir trabajando juntos. La terapia para personas altamente sensibles no consiste en encasillarte en un colectivo. Su objetivo es bien distinto. Su utilidad solo puede calibrarse en la medida en la que contribuye a mejorar tu calidad de vida. Hay una doble línea de actuación que nos parece imprescindible. Por una parte, dotarte de herramientas para alejarte de la saturación sensorial que puede conducirte a un bloqueo total. Y, por otra, para evitar que acabes encerrado en ti mismo. ¡Porque tu potencial tiene tanto que ofrecernos que no podemos prescindir de ti!

Terapia para personas altamente sensibles - Sterapia, terapia online
Terapia para personas altamente sensibles - Sterapia, terapia online

Una terapia para personas altamente sensibles que reivindica cuánto te necesitamos


Que existan personas como tú es todo un lujo para el resto de la sociedad, especialmente para quienes más convivimos a vuestro lado. ¡Comienza a creértelo! Para ayudarte a dar ese giro en la idea que te tienes sobre ti mismo, nos vas a encontrar a tu lado. Nuestra terapia para personas altamente sensibles comienza por reivindicarte desde tu singularidad, porque necesitas fortalecer tu autoestima. Y existen muchos argumentos para que convencerte.


Tu inigualable empatía, esa sutileza en la percepción de los matices que los demás no tenemos y tu creatividad nos hacen tanta falta para humanizar nuestras sociedades. Los PAS devolvéis todo su sentido a conceptos como la solidaridad o la reflexión. Pero no solo aportáis en lo abstracto. Vuestra determinación para ir al fondo de los problemas y buscar soluciones es un componente proactivo esencial para que el mundo avance. Así que, sí, la terapia para personas altamente sensibles te abre a una visión completamente positiva de quién eres.


Tienes mucho que aportarnos. A nivel individual porque nadie como tú para reconocer con una simple mirada el sufrimiento del otro. Y no te limitas a saber que nos sentimos mal, te pones en marcha para ver de qué forma puedes contribuir a mejorar nuestro estado. Y desde una perspectiva más global, porque no te son indiferentes las grandes carencias de la sociedad (el hambre, la pobreza, la injusticia). Pero aquí también das un paso más, y tu capacidad de reflexión comienza a trabajar en la búsqueda de fórmulas que puedan mejorar esas circunstancias. ¡Porque además de sentir, el PAS es una persona comprometida!

Ser PAS no es tan extraño


Seguramente no das crédito a esta afirmación. Llevas toda tu vida sintiéndote como una excepción, rodeado de soledad y combatiendo el aislamiento. Tu experiencia contrasta con nuestro titular, tanto que te cuesta creer que lo que decimos es cierto. Pero los datos hablan por sí mismos. ¡Entre un 15-20% de la población comparte contigo esa peculiar forma de sentir y vivir las emociones!


Comentarte esta información solo tiene un objetivo, que tomes consciencia de tu “normalidad”. Y no es que en Sterapia defendamos que este es un valor absoluto. Al contrario, nuestro compromiso está del lado de poner en valor la excepcionalidad de cada individuo. Pero que seas un ser único no quiere decir que no puedas identificarte con un colectivo. Nuestra experiencia nos confirma que esa posibilidad de sentirte parte de un grupo es muy positiva. Compartir experiencias comunes, sentirte comprendido en tus dificultades, es enriquecedor. Por eso, incorporamos este planteamiento como una parte de nuestra terapia para personas altamente sensibles.

Alta Sensibilidad física y emocional


No hace falta que te lo expliquemos en nuestras sesiones de terapia para personas altamente sensibles. Tú sabes mejor que nadie que tu alta sensibilidad no se ciñe solo al ámbito emocional. Tiene su reflejo en tu faceta física también. Empieza por dejar de pensar que eres un quejica, la realidad es que tienes un umbral del dolor más bajo, que viene determinado por los condicionamientos de tu sistema nervioso.


Tampoco eres un quisquilloso al que le molestan cualquier olor o ruido. Tus sentidos tienen una capacidad de percepción mucho más potente que los del resto de personas. Detectas cualquier aroma desagradable que para los demás pasa desapercibido. Y, efectivamente, los gritos, el estruendo propio de las grandes ciudades o una iluminación intensa hacen que te sientas físicamente incómodo. Incluso, puedes llegar a tener mareos o dolores de cabeza que no son imaginarios. Así que es necesario que nuestra terapia para personas altamente sensibles se plantee desde una perspectiva integral. ¡Te ayudamos a sentirte cómodo física y mentalmente!

Cómo interviene la terapia para personas altamente sensibles


Ahora que ya sabes que ser un PAS no es un castigo del destino, sino uno más de los distintos perfiles que definen nuestra cualidad de personas, es tiempo de que comiences a disfrutar de tus capacidades. La terapia para personas altamente sensibles solo tiene sentido si contribuye a que dejes de sufrir sin medida, y que empieces a valorar lo enriquecedor de ser tan sensible e intenso.


Hay ejemplos que simplifican lo que queremos transmitirte, pero que te pueden resultar muy clarificadores de lo que queremos compartir contigo. A estas alturas, eres plenamente consciente de que tu sentido del olfato es superior al de la media. En lugar de enfocar esta capacidad como un suplicio porque hueles la basura o la podredumbre a kilómetros, ¿por qué no te dedicas a disfrutar de esos delicados y sugerentes aromas que nos rodean? Eres tan afortunado que el aroma a tierra mojada, el del pan recién horneado, o el refrescante olor a lavanda que tú percibes, es infinitamente mayor al que notamos los demás. ¡Ejercita estas capacidades en positivo!